LOS CIRCUITOS ELECTRICOS


1.    LOS CIRCUITOS ELECTRICOS

Se denomina así el camino que recorre una corriente eléctrica. Este recorrido se inicia en una de las terminales de una pila, pasa a través de un conducto eléctrico (cable de cobre), llega a una resistencia (foco), que consume parte de la energía eléctrica; continúa después por  el conducto, llega a un interruptor y regresa a la otra terminal de la pila.

 

Los elementos básicos de un circuito eléctrico son: Un generador de corriente eléctrica, en este caso una pila; los conductores (cables o alambre), que llevan a corriente a una resistencia foco y posteriormente al interruptor, que es un dispositivo de control.


Todo circuito eléctrico requiere, para su funcionamiento, de una fuente de energía, en este caso, de una corriente eléctrica.


2.    ELEMENTOS DE UN CIRCUITO ELECTRICO


a.    Generador o acumulador.

b.    Hilo conductor.

c.    Receptor o consumidor.

d.    Elemento de maniobra.

e.    Elemento de protección

 


A.   GENERADOR O ACUMULADOR.

Son aquellos elementos capaces de mantener una diferencia de potencial entre los extremos de un conductor.

Generadores primarios: tienen un sólo uso: pilas.

Generadores secundarios: pueden ser recargados: baterías o acumuladores.

B.   HILO CONDUCTOR

Formado por un MATERIAL CONDUCTOR, que es aquel que opone poca resistencia la paso de la corriente eléctrica.

C.   RECEPTORES

Son aquellos elementos capaces de aprovechar el paso de la corriente eléctrica: motores, resistencias, bombillas…


D.   ELEMENTOS DE MANIOBRA.

Son dispositivos que nos permiten abrir o cerrar el circuito cuando lo necesitamos.

·         Pulsador: Permite abrir o cerrar el circuito sólo mientras lo mantenemos pulsado

·         Interruptor: Permite abrir o cerrar un circuito y que este permanezca en la misma posición hasta que volvamos a actuar sobre él.

 

E.   ELEMENTOS DE PROTECCIÓN

Son dispositivos que protegen el circuito de sobrecargas de tensión y al operario de posibles accidentes.

·         Fusible  Formado por un hilo de cobre, colocado en serie en el circuito, que se funde si hay sobrecarga, abriendo el circuito. Impide que pueda quemarse algún componente.


3.     CÓMO HACER USO RACIONAL DE LA ENERGÍA


Casi toda la energía que cotidianamente utilizamos para el desarrollo de nuestra vida, ya sea personal o profesional, proviene de recursos energéticos.


Nuestra casa, nuestro lugar de trabajo, las calles y la industria disponen diariamente de recursos energéticos para desarrollar sus actividades, para recrearse y hasta para calefaccionar o refrigerar el ambiente: Desde la radio o la televisión al levantarnos, pasando por la cocina para el desayuno, el almuerzo y la comida, el ventilador o el aire acondicionado, la estufa, las computadoras, el combustible de los automóviles, el alumbrado público, el alumbrado en general. Todas estas actividades, a las cuales nos hemos habituado, funcionan gracias a servicios públicos esenciales en los que no reparamos porque hasta el momento no representaban un problema.


Esta falta de atención, nos lleva a veces a desperdiciar recursos y sin que lo notemos, dilapidamos energía dejando encendidos los bombillos en habitaciones vacías, o funcionando la radio o la televisión cuando no la escuchamos o vemos, dejando encendidas la estufa cuando no estamos cocinando, calentando más de lo necesario el agua que utilizamos en una ducha que después rebajamos con agua fría, usando el lavadora cuando no tiene su carga completa, o usando la plancha alternativamente mientras se hacen otras actividades y dejándola conectada descuidadamente.

 

Todas estas costumbres pueden ser modificadas.


Así como se adquirieron, por una cuestión de hábitos, también pueden modificarse.

No estamos hablando de no utilizar los bombillos sino de utilizarlas cuando sea necesario iluminarnos. El uso racional no cuestiona que usemos la televisión, sino que nos aconseja apagarlo por completo cuando nos vamos a dormir.

 

 

3.1 CONSEJOS PARA UN USO RACIONAL DE LA  ENERGÍA ELÉCTRICA


Debemos tener en cuenta que es imprescindible hacer un control periódico de toda la instalación eléctrica, y ante la menor duda de estar ante la existencia de problemas, convocar a un electricista profesional. No debemos olvidar que una mala instalación no sólo atenta contra nuestra economía, porque pagamos más de lo que consumimos, sino que además estamos frente a un problema que puede poner en riesgo nuestra propia vida y las de nuestros seres queridos.


Si disminuye la intensidad de la luz al conectar un aparato, varía el tamaño de la imagen en la pantalla del televisor, o saltan los fusibles sin causas aparentes, eso significa que la instalación eléctrica no es la adecuada o que algún aparato se encuentra en mal estado.


Frecuentemente debemos controlar nuestro consumo, desconectando todos los aparatos eléctricos, apagar todas las luces, y verificar que el disco del medidor NO siga girando. Si sigue girando, hay que revisar en forma urgente la instalación. Repetimos, una fuga de corriente es una fuga de dinero, pero también es un potencial peligro para todos los habitantes de la vivienda.

 

 

3.1.1 Distintas formas de ahorrar energía eléctrica:

 

 

·         Iluminación

Mundialmente está estimado que utilizamos entre el 12 y el 26% de nuestro consumo de energía eléctrica, en iluminación.


Una de las soluciones al alto consumo de energía eléctrica para iluminación es el uso de bombillos de bajo consumo sobre todo en los lugares donde necesitamos iluminación por mucho tiempo. Si bien, al comparar los precios un bombillo incandescente (comunes) es más barato que el de bajo consumo, los bombillos  de bajo consumo iluminan en forma similar o aún mejor que los otras, consumen en promedio 4 veces menos y tienen una duración entre 5 y 10 veces mayor que los otras.


Otra alternativa para los lugares donde se necesita mucha iluminación a lo largo del día (como por ejemplo una oficina), son los tubos fluorescentes, que también ofrecen bajo consumo con buena calidad.


Además, otra forma de hacer un uso racional, es apagar las luces de los ambientes que no estemos utilizando y tratar de aprovechar la luz solar lo más posible.


Vivimos una época en la cual el sentimiento de inseguridad está plenamente justificada, por lo que para mantener bien iluminados todos los sectores externos de nuestra vivienda, es aconsejable usar bombillos  de bajo consumo, estratégicamente dispuestas para maximizar su eficiencia.

 

3.1.2  Aparatos electrodomésticos

 

·         TV: El televisor debe ser desconectado cuando no se lo utiliza, ya que dejarlo en estado de vigilia (apagado sólo con el control remoto, dejando encendida la luz roja del panel), consume electricidad. Lo ideal es apagarlo por completo cuando nos vamos a dormir o cuando salimos.


·         Video: La video, como todos los electrodomésticos que tienen un reloj digital funcionando aún cuando están “apagadas”, consumen energía. Ante ausencias prolongadas es conveniente desconectarlos desde el enchufe, porque además de evitar que consuman energía, estará protegiéndolos de probables golpes de tensión.


·         Lavadoras: Otra forma de ahorrar energía es utilizando racionalmente el lavarropas. Por un lado, lo mejor es acumular la ropa para lavar y usarlo cuando la carga esté completa, maximizando su capacidad. Por el otro, conectarle agua fría y agua caliente, así el aparato no tiene que usar sus resistencias para calentar el agua.


Además, no se debe utilizar más jabón que el estipulado, para evitar los enjuagues innecesarios.

 

 

·         Plancha: La plancha es uno de los electrodomésticos que más energía utiliza, por lo que hay que tratar de usarla una vez con la mayor cantidad de ropa posible, ya que si debemos prenderla muchas veces, el sólo hecho de calentarla, nos hace consumir mucha energía. Además, no debemos dejar la plancha enchufada mientras se hacen otras tareas ni secar la ropa con la plancha, porque representa un consumo adicional excesivo y es peligroso.



·         Nevera: Debemos cuidarnos de no abrir la nevera permanentemente, ya que perderá frío y su motor deberá arrancar más seguido. Además hay que controlar que sus puertas cierren bien, y si no poseen descongelamiento automático, debemos controlarlo nosotros periódicamente para evitar el sobre consumo, que se produce cuando hay exceso de hielo en sus paredes interiores. Por otro lado, las rejillas posteriores deben estar aireadas y limpias y a no menos de 15 cm. de paredes y muebles. También es conveniente ubicar la nevera lejos de fuentes de calor como así también no guardar comidas cuando todavía están calientes.


·         PC: Las computadoras son aparatos que utilizan mucha energía, por lo que si deben funcionar muchas horas, procesando datos sin necesidad de estar supervisando, se puede apagar el monitor, que es el componente que más consume.

 

 

3.1.3  Conexiones

 

·         Enchufes: Algo para tener en cuenta es el peligro en la incorrecta utilización de extensiones. No sólo pueden ocasionar cortocircuitos, sino que también pueden hacer consumir más a los aparatos allí conectados. Para hacer un buen uso no deben utilizarse “enchufes triples” para conseguir más bocas de conexión, porque así se está sobrecargando la potencia que un enchufe simple puede soportar.


·         Vacaciones: Es importante desconectar todos los aparatos cuando nos vamos de vacaciones, vaciando la nevera para evitar el hecho de mantenerla encendida sin necesidad.


·         Compras: Si tenemos que adquirir artefactos eléctricos nuevos, debemos informarnos del consumo que cada uno conlleva, ya que existen en el mercado aparatos similares, pero que detentan una gran variación en el uso de energía para su funcionamiento, así que es una tarea importante antes de efectuar una adquisición de ese tipo.



3.1.4  Calefacción, refrigeración y agua caliente:

 

Tanto la calefacción como el suministro de agua caliente, debe tratar de lograrse mediante la utilización de gas natural. Somos conscientes de que el 45% de nuestra población no accede al servicio de gas natural, pero todos aquellos usuarios que sí tienen gas natural, deberían utilizar este combustible para calefacción  ya que los electrodomésticos de mayor consumo son los que utilizan resistencia para calefaccionar el ambiente, o para calentar el agua.



La temperatura del agua caliente para la ducha, no debería sobrepasar los 50° C., ya que sino hay que entibiarla con agua fría, lo que crea una pérdida innecesaria de corriente.


BILBIOGRAFIA

http://www.quimicaweb.net/

http://www.profesorenlinea.cl/ 

Presentación

Últimos Comentarios

Crear un blog en OverBlog - Contacto - C.G.U - Remuneración por el programa "Gana con tu Blog" - Reportar un abuso